Aries ascendente Acuario

Fuego-Aire
De la unión de estos dos signos puede nacer una personalidad original, fascinante y ecléctica.
Pero, desgraciadamente, se corre el riego de desperdiciar toda esa energía, porque con frecuencia el individuo, antes que encaminarse hacia altos objetivos sociales y humanitarios como sus condiciones lo indican, se desperdiga complaciéndose en sus propias dotes y en los resultados personales que de ellas obtiene.
También en el campo afectivo corre el riesgo de agotarse en tantas aventuras, pero existe, por otra parte, la posibilidad de que se realice felizmente en el matrimonio.