Los enamorados indiferentes, frígidos e impotentes

Una cerebralidad demasiado desarrollada a menudo se opone a los sentimientos amorosos y disminuye los deseos sexuales.
Tal es el caso de los nativos cuyo tema indica una predominante influencia de los signos mentales (signos de Aire), y, sobre todo, de los signos regidos por Mercurio (Géminis y Virgo).
Ello resulta particularmente cierto cuando Mercurio recibe una nota subyacente de Saturno (aspectos Mercurio-Saturno y Mercurio en Capricornio).
Las disonancias Venus-Saturno y Marte-Saturno también constituyen indicios de carencia amorosa y temperamento sexual débil.
Si dichos aspectos se producen en los signos de sensualidad -sobre todo con Saturno en Escorpio-, pueden provocar la impotencia.
Por otra parte, si el Sol o el Ascendente están situados en Virgo, Capricornio o Acuario, originan aptitudes intelectuales de carácter práctico y racionalista, que inclinan muy poco hacia el domonio del amor.

Tipos de enamorados