Luna en Capricornio

Tener la Luna en Capricornio es índice de un temperamento desconfiado, prudente, que está a la defensiva.

La sensibilidad no es muy destacada, como tampoco lo son las dotes imaginativas, la receptividad y la intuición, en cambio, prevalecen el sentido práctico y la organización.

Las emociones se encuentran atenuadas y rígidamente controladas, los impulsos se reprimen; tendencia al pesimismo, a la timidez, a ser arisco.

En la mujer, la afectividad, la ternura y las atenciones son menos evidentes; el hombre reflexiona en el momento de decidir su vida afectiva, prefiriendo a una mujer en la que poder confiar, relegando a un segundo lugar la pasión.

La Luna