¿Cómo es Cáncer?

Las personas nacidas entre el 22 de junio y el 22 de julio pertenecen al signo de Cáncer. Comparten con Escorpio y Piscis el elemento agua. El agua es el elemento menos estructurado de la naturaleza; el mayor porcentaje del cuerpo humano está compuesto por agua. Es la fuente de la vida y cubre dos tercios de la superficie de la Tierra.
Los cancerianos están motivados por sentimientos y los sentimientos no se pueden medir con estadísticas ni tienen cabida las leyes racionales. El idioma del corazón no se puede traducir, dicen los cancerianos, y lo más importante para ellos es el sentir.
Tienen mucha imaginación, son receptivos, sensibles y profundos, y se asustan de todo aquello que pueda perturbarles la vida.
Necesitan proteger, cuidar y sentir en el ambiente la energía de los sentimientos. Tienen un radar para captar cuando no hay afecto, y esto les da mucho temor, porque sufren mucho frente a lo desconocido y a la falta de seguridad afectiva. Hacen un esfuerzo para no mostrarse frágiles y débiles. No les gusta mostrar lo indefensos que son y la necesidad que tienen de ser necesitados.
Tradicionalmente el signo de Cáncer es el signo de la familia. No quiere decir que Cáncer quiera o deba tener una familia en el sentido convencional de la palabra. Muchos cancerianos no son domésticos, pero sí todos tienen mucha necesidad de continuar con el pasado. El pasado es más real que el presente para Cáncer, porque es conocido y entonces se sienten a salvo. Les gusta depender de los recuerdos y los tranquiliza tener descendientes.
Por eso, para el hombre y la mujer de Cáncer es muy necesario sentirse madre. Es un signo difícil para los hombres, porque el canceriano necesita que lo cuiden y, a la vez, cuidar y jugar el rol de madre en alguna forma. Son tan sensibles y emotivos que, como el cangrejo, el símbolo que los representa, desarrollan un caparazón duro e impenetrable; nunca van directo hacia lo que desean. Dan vueltas tratando de esconder los sentimientos, se preservan de no sufrir si los rechazan.
Como todo signo de agua, son posesivos, un poco manipuladores, pero defienden a los que quieren como nadie sabe hacerlo. En las mujeres es una energía más fácil de asimilar. De todas maneras, hay dos tipos de mujeres cancerianas: las que aspiran a ser grandes madres, y otras que son eternamente hijas.
Los cancerianos, en general, necesitan crear clima, envolver. Tienen mucha imaginación y son bastante fantasiosos. Necesitan tanta emoción y tanto sentimiento que el problema más grande que tienen cuando no son correspondidos es el resentimiento, y en situaciones extremas distorsionan su naturaleza, se escapan de la dependencia emocional y se convierten en solitarios o introvertidos.
La persona de Cáncer necesita conectarse con la memoria del pasado, sentirse protegida por los que ama y de esa manera enfrentar el futuro. Si los cancerianos y cancerianas se animaran a ampliar el amor que tienen para dar, se sentirían mejor, más seguros, porque generalmente tienden a amar intensamente a
los suyos y a rechazar a los de afuera. Cuando evolucionan y pueden empezar a amar universalmente, o sea, fuera del contexto familiar, son personas muy creativas, con mucha potencia y, sobre todo, muy confiables.
Ser de Cáncer no significa poner en evidencia todos los atributos que representa esta energía. Cada canceriano tiene un millar de diferencias; esto hace casi imposible que se pueda encontrar una cualidad que defina cómo será cada uno en particular, pero sí se puede decir que hay una particular forma de enfrentar la vida y las situaciones que ella trae.
Cáncer es una energía de protección y cuidado. La vida es un compromiso para los cancerianos. A lo largo de su historia se encontrarán con situaciones emocionales que serán el motor de su desarrollo. Si no buscaran el compromiso, el compromiso vendría hacia ellos.
El canceriano tiene un mecanismo innato de proteger y cuidar. Algunos se resisten a estas características, pero la energía continúa sin ellos y los sorprenderá en algún momento de su vida, presentándose a lo mejor luego de mucho tiempo.

Volver a Cáncer

Artículos relacionados