Compatibilidad de Cáncer con Escorpio

Cáncer y Escorpio son dos signos del mismo elemento, Agua. Si bien esta es una la relación de afinidades, en ellos suelen prevalecer las diferencias y los conflictos en el orden emocional. Tienen intereses alejados, Cáncer prioriza el sentimiento de pertenencia que le da su país, su barrio, su familia, su historia y su cultura, mientras que Escorpio prefiere sentirse libre de cualquiera de esas cosas, ocupado en temas en los que prefiere ahondar, y que Cáncer rechaza con espanto, como las ciencias ocultas, las crisis, los finales, los tabúes. Cáncer es ciclotímico, Escorpio, psíquico y manipulador, pero cada uno demuestra lo que siente con fuerza. Escorpio es muy intenso para la ternura y sensibilidad canceriana. Cuando intenta llevarlo donde no quiere ir ni por asomo Cáncer saca las pinzas y lo acicatea furibundo. Ambos son temerosos y están a la defensiva, Escorpio por el encierro de convivencia que propone Cáncer, y éste por los desplantes que suele hacerle Escorpio porque no soporta la demanda ni la dependencia encadenante de sus súplicas.

Cáncer puede ser muy agresivo cuando usa todo su impulso para encerrarse y no dejarlo entrar; esto agrava sus conflictos, es mejor menguar la amenaza de tormenta. Si es una relación de pareja, se oponen a la hora del amor. Cáncer desea procrear, y hace el amor con esa intención en todo el cuerpo, mientras que Escorpio se fusiona para sentir lo absoluto del placer sexual. Sus mejores momentos en ese sentido surgen cuando logran complementarse y disfrutar intensamente y sin sobresaltos la vida amorosa, cotidiana o laboral, solos o en conjunto.

Necesitan realizar un aprendizaje de alineamiento de sus energías similares, para comprender que sus diferencias vibratorias pueden enriquecerlos en lugar de conflictuarlos. Ambos son sensibles, cada uno a su manera, y en pareja pueden apasionarse para que lo pro-creativo sea también un encuentro erótico; aprender a desarrollar una veta sensual y sexual aun en el seno de lo familiar, donde cada uno requiere de la alquimia que el otro puede provocarle. Escorpio le propone a Cáncer aventuras arriesgadas, estudios ocultos, cosas misteriosas, y lo ayuda a desarrollar audacia, estrategias para traspasar los umbrales conocidos, y Cáncer le da el gusto de sentir transformaciones aun dentro de acotados espacios, le hace sentir comodidad, calor de hogar, con una humeante comida y un contexto seguro; le da apoyo logístico cuando vuelve de alguna de sus batallas, donde pelea desafiante con la vida misma, entonces lo cura, lo atiende y lo recompone.

Cuando sus miedos se transforman y subliman, pueden usar su energía en la poesía, el canto, la música, salir a bailar tango o flamenco juntos. Escorpio aprende a dejarse llevar, desahoga sus excesos emotivos, y ambos canalizan su sensibilidad en algo que les alimenta también el alma, no solamente el cuerpo.
Al afinar entre sí las resonancias de su mismo elemento, el agua, estos signos activan el sentido profundo del vínculo, y logran transformar las bases que sustentan la vida familiar, abriéndola al mundo externo, con coraje, para afrontar las dificultades y los imponderables de la vida, en forma conjunta y también como un modelo para otros.

Volver a Cáncer