¿Cómo es Capricornio?

Capricornio al sexo la misma tenacidad que al resto de los asuntos cotidianos y dispone de una considerable carga de energía para satisfacer a su compañero. Aunque es apasionado, no le gusta sentir que las pasiones lo desbordan, sino ejercer el control sobre ellas. Esto lo impulsa a ser siempre el que toma la iniciativa para tener la garantía de que las cosas se harán a su manera.
Como en todos los aspectos de su vida, también en el terreno sexual tiene ideas claras y sabe lo que no quiere, por eso impone a sus amantes ciertos límites que no pueden traspasar. Si no desea hacer algo, sencillamente, no lo hará y no habrá fuerza capaz de forzarlo a que actúe contra su voluntad.
No es demasiado dúctil y le cuesta adaptarse al deseo de su compañero cuando éste no coincide punto por punto con el suyo. Como es organizado y previsor, en su cama hay poco lugar para la espontaneidad, pero su falta de gusto por la improvisación es compensada por una gran eficacia amatoria que hace que sus amantes rara vez se sientan defraudados, sobre todo, si existe una buena comunicación previa.
Para entregarse y derretir el hielo Capricornio necesita tiempo y dedicación, de este modo puede desinhibirse y dejar aflorar su pasión contenida. No le hace falta ropa interior especial ni un entorno demasiado sofisticado, porque nada le excita más que la piel desnuda y el estrecho contacto de los cuerpos, pero su sentido práctico se verá satisfecho si las sábanas están limpias.

Volver a Capricornio