¿Cómo es Escorpio?

La sexualidad constituye el eje de la vida de Escorpio, haciendo del erotismo casi una religión. Su pasión es desbordante y continuamente está en la búsqueda de nuevos placeres. El fuego que guarda en su interior necesita ser aplacado a través de relaciones regulares. Cuando se reprime y pasa un período considerable sin hacer el amor, su carácter se resiente y se convierte en presa fácil del mal humor.
Su impulso sexual tiene una fuerza animal y le gusta experimentarlo todo. Su conducta desinhibida en la cama puede resultar desfachatada. No cualquier amante está en condiciones de resistir sus embates y de equiparar su alto voltaje erótico.
La persona que esté a su lado deberá tener una energía que iguale a la suya para no asustarse de sus volcánicas manifestaciones de sensualidad. Pero aún cuando sea lo suficientemente apasionada, siempre será el que imponga el ritmo de la relación, porque como el sexo es una expresión de poder, necesitará dejar siempre bien en claro que es él o ella quien lo detenta.
Su estado natural en materia de deseo es el exceso y procurarse placer le importa tanto o más que dárselo al otro. Los prolegómenos formales no están hechos para Escorpio. Siempre quiere más y algo diferente, porque le importa tanto la cantidad como la variedad.
El sexo no sólo es la aventura que más le gusta vivir, sino también la medicina que necesita tanto para recuperar energías como para calmar sus ansiedades. Sin embargo, es probable que atraviese largos períodos de abstinencia cuando su parte espiritual entre en colisión con su parte física.

Volver a Escorpio

Artículos relacionados