Amor de fuego y pasión

Para avivar la pasión, compra tres velas de miel: una de color amarillo, otra celeste y una blanca. Desenrolla con mucho cuidado cada una de las velas.
A continuación, unta la parte interior con aceite de rosas y coloca en el centro un pequeño papel blanco, en el que habrás escrito el nombre de la persona amada. Hecho esto, vuelve a cerrar la vela.
Coloca un mantel blanco sobre una mesa, un vaso de agua mineral, tres sahumerios de rosa y tres platos blancos en forma de triángulo. En el centro de los platos, pon un bouquet de flores frescas.
Para encender las velas, procede de la siguiente manera: enciende un fósforo de madera y aplica calor en la base de la vela hasta que caigan ocho gotas de cera en cada plato. Pega la vela al plato y, luego, repite la operación con las velas restantes en el siguiente orden: la blanca será el vértice superior del triángulo imaginario y, cuando la enciendas, pedirás a tu ángel de la guarda protección para este ritual. La amarilla la colocas a tu izquierda y la celeste a tu derecha.
Concéntrate y pide mentalmente lo que deseas obtener de la persona amada. Si te resulta difícil hacerlo, fija la vista en la llama durante quince minutos alejando cualquier pensamiento que te pueda distraer. De esta manera, conseguirás entrar en un estado superior de conciencia.
Una vez conseguido, repite las siguientes palabras: «Que todo lo que está en mi pensamiento suceda. Puedo conseguir lo que deseo intensamente». Hazlo tantas veces como te sea posible.
Una vez consumidas las tres velas, saca los restos, envuélvelos en un papel blanco y entiérralos en tu propio jardín o en una maceta.

Volver a Hechizos y conjuros de Amor

Artículos relacionados