¿Cómo es Leo?

LOS personas de Leo han nacido entre el 23 de julio y el 23 de agosto. El sol brillaba sobre la constelación de Leo y la energía de fuego aparece de nuevo en el Zodíaco compartiéndola con Aries y Sagitario.
Estamos acostumbrados a leer que Leo es un signo sencillo, autocentrado y exhibicionista, pero no es tan sencillo como parece. Leo cree en su destino único y especial, se siente tocado con la espada de la aristocracia y la necesidad de sentirse centro. Tiene mucha vitalidad, por eso aparece como autocentrado y es muy difícil que un leonino se confunda con los demás porque su propia energía provoca esa diferenciación y ser centro le da seguridad.
Por un lado, tienen una tendencia a ser exhibicionistas porque los atributos leoninos son de sangre caliente y están asociados con la concupiscencia y el orgullo, y esto es muy erótico. A lo largo de la vida deberán aprender a dominar sus pasiones, porque si no pueden frenar sus impulsos, no podrán gobernar a los demás, pues Leo tiene que ver con el que gobierna, con ser rey.
Aunque Leo suele presentarse como un fanfarrón extrovertido, está motivado por los impulsos espirituales profundos de ser el dador de vida, el padre mismo, impulsos que lo llevan a esa búsqueda del centro, de ser centro, del valor central de la vida.
Pero a veces la persona de Leo puede permanecer como un niño, un adolescente, porque le cuesta encontrar la forma adecuada para madurar y ser él mismo su propio rey, su propio centro. Con frecuencia, los leoninos generosamente dan, pidiendo reconocimiento porque los mortifica ser ignorados. También les cuesta la relación con el otro por la dificultad que tienen para compartir toda esa energía vital y optimista, por ejemplo, con la pareja.
Mentalmente el leonino es organizativo porque puede ver las cosas globalmente, sintéticas y claras. Como tienen conciencia del éxito que pueden lograr, irradian entusiasmo y vitalidad. Tienen calidez y les gusta proteger, cuidar al otro, pero en el sentido masculino de la palabra.
Es un signo bien masculino y las mujeres leoninas también tienen .esas características de ser organizativas, líderes y. necesitan centrar al grupo al cual pertenecen. A Leo le cuesta aceptar que puede brillar solo y necesita de lo grupal para sentirse líder, y para sentirse líder necesita del aplauso, porque la imagen que da le importa mucho y se angustia tremendamente cuando no se siente aceptado.
Ser de Leo no significa poner en evidencia todos los atributos que representa esta energía. Cada leonino tiene un millar de diferencias; es casi imposible que se pueda encontrar una cualidad que defina cómo será cada uno en particular, pero sí se puede decir que hay una particular forma de enfrentar la vida y las situaciones que ella trae.
Leo es una energía de valor, fuerza y dignidad, y a lo largo de su vida se encontrarán frente a situaciones de autoridad que pondrán a prueba su poderío y su nobleza, desafíos difíciles si los hay, que serán el motor de su desarrollo. Si no buscaran en ellos la autoridad personal, esta vendría hacia ellos. Si ellos no persiguieran una causa creativa, la creatividad los encontraría a lo largo de la vida.
El leonino tiene un mecanismo innato de colocarse en posición de mando. Algunos desisten en el camino, convirtiéndose en eternos súbditos, pero la energía continúa sin ellos y los sorprenderá en algún momento de su vida, enfrentándolos con sus decisiones ineludibles para convertirse en un verdadero rey.

Volver a Leo