Sagitario ascendente Géminis

Fuego-Aire
Dos signos opuestos, pero ambos dobles y ambivalentes. El conjunto otorga una personalidad indudablemente fuera de lo normal: encantadora, original, ecléctica, imaginativa y versátil.
Se acentúan también los defectos, como el dualismo interior, la indecisión y la innata ambivalencia. A pesar del inútil desgaste de energías, estos individuos logran a menudo alcanzar sus fines.
También, respecto de la vida matrimonial, consiguen superar fas inevitables crisis, abriendo su casa a las amistades y evitando así el tedio y la rutina.

Volver a Signo Sagitario