Tauro ascendente Piscis

Tierra Agua
Este Ascendente puede mejorar al nativo de Tauro aportándole sensibilidad, dulzura y misticismo.
En el caso involucionado, en cambio, puede traer conflictos y neurosis, sobre todo con la cuadratura o la oposición de Neptuno-Mercurio.
Por suerte, casi siempre prevalecen el buen sentido y la practicidad taurinas que ponen un freno a la excesiva fantasía, típica de los Piscis.
La indecisión, característica del signo de Agua, es sustituida por el deseo de seguridad afectiva y económica, por las cuales el individuo, a su pesar, a menudo se encuentra felizmente casado y, aun más, felizmente obligado a una aburrida pero muy rentable ocupación.