Tauro y los celos

Perderá la cabeza

Celoso por definición, Tauro defenderá lo que ha conquistado como una pertenencia.
Por su fuerte inseguridad los Toros necesitan continuas confirmaciones: verificar, controlar, asediar y preocuparse para que nadie interfiera en aquello que les es tan querido.
La lentitud de sus reacciones es una arma de doble filo: pueden explotar demasiado tarde, pero cuando explotan, muestran el peor costado de su carácter con interrogatorios, lamentos y preguntando hasta el cansancio: ¿me amas?.
Es que no tienen freno, los celos les hacen perder la cabeza hasta la locura. No obstante y a pesar del dolor que les cause, sufrirán el embate, pero no tomarán revancha porque desconocen la necesidad de venganza.