¿Cómo hace el amor Virgo?

La espontaneidad no se cuenta entre la virtudes del signo Virgo, por eso prepara y planifica un encuentro sexual hasta en sus más mínimos detalles sin dejar nada librado al azar.
Tampoco duda en acudir a manuales que le digan de manera explícita lo que otros saben por intuición. Como el dominio de una técnica le resulta fundamental, no dudará en desarrollar una gran habilidad capaz de complacer a su amante, pero el placer de él no necesariamente implicará el suyo.
Más preocupado por hacer las cosas bien que por gozar con lo que hace, con frecuencia proporcionará más placer del que obtiene.
Su nivel de autoexigencia es tan alto que no admitiría que su compañero pudiera levantarse de la cama con algún deseo sin cumplir o con alguna necesidad insatisfecha, porque su mayor objetivo en la vida es hacer las cosas bien.
Por supuesto, el lugar ideal para un encuentro íntimo será el dormitorio, pero si lo ha previsto a la orilla del mar, antes hará un largo paseo por el lugar para cerciorarse de todo.
Los juegos preliminares deben ser prolongados y estratégicos para que el deseo termine imponiéndose a su inquieto cerebro.
Si esto ocurre, su capacidad de gozar y dar placer a se vuelve ilimitada. Los juegos de roles también logran aplacar la infatigable manía virginiana de la planificación. Sus puntos más sensibles son los pechos y el vientre.

Volver a Signo Virgo